La seducción y los signos del Zodíaco

Aries y la seducción

Carismáticas y muy personales, el encanto de la mujer Aries radica en su independencia y simpatía, lo que las convierte en centro de atención. Sus características de mujer luchadora, emprendedora y aguerrida seducen a los hombres modernos y poco o nada machistas. Deben ser prudentes con la agresividad, la intolerancia y los arranques bruscos.
Cuando el hombre Aries se siente atraído por alguien hacen todo lo posible por llamar su atención. Impulsivos, apasionados y directos, dirán lo que sienten sin vueltas; son incapaces de disimular. Nunca se acercarán a una mujer que no les interesa.

Tauro y la seducción

Los Tauro son terriblemente prudentes a la hora de seducir, de ahí que muchas veces tengan más interés en la víctima de la que puedan aparentar, pero pensemos que necesitan tomar el tiempo necesario antes de iniciar un ataque directo, que debe ser siempre único y efectivo.
Nos seducirán observando disimuladamente, esperando el momento adecuado para lanzarse a la conquista definitiva. Mientras, pondrán en práctica dos de sus más mortíferos trucos: la indiferencia y la solemnidad…, que curiosamente nunca les fallan…
Tauro es un signo que esperará la provocación adecuada y cuando se acerque a nosotros, siempre parecerá que lo hace con un «yo pasaba por aquí».
Debemos de estar alerta ante la enmascarada indiferencia pues, cuanto más indiferentes se nos presenten, más interés tienen; su indiferencia es sólo una estrategia que emplean combinándola con seductora solemnidad en el trato, la postura y las distancias que parecen querer marcar, cuando en el fondo estamos ante un hombre o una mujer extremadamente posesivo, que está tendiendo alrededor nuestro una eficaz red de la que difícilmente escaparemos si caemos confiados en su medido y teatral desinterés.
Este aspecto es tan importante que si queremos cazar a un Tauro deberemos hacerle creer que estamos en sus manos, que nos fascina su conversación, incluso podemos potenciar siempre un papel de víctimas.

Géminis y la seducción

Los nativos de Géminis son seductores por naturaleza, ya que necesitan mucho las relaciones humanas y el trato con los demás.
Por ello para seducirnos emplearán su gran facilidad de palabra que, de forma arrolladora, nos llevarán inmediatamente a la conversación que dominen con más seguridad, claro que si en algún momento no acaban de dominar la situación, podrán inventarse lo que dicen improvisando sobre la marcha, pero rodeando todo ello de una teatralidad tal, que parecerá que lo llevaban ensayado.
Su estrategia principal para seducir es hacernos creer que nuestra opinión es importantísima, casi vital para ellos. Así no nos extrañe que nos esté preguntando, con ese entusiasmo que les caracteriza: ¿Qué opinas de mí? Nuestra respuesta será rápidamente analizada por el cerebro Géminis para continuar su estrategia de acercamiento locuaz.
Por eso si queremos acercamos a seducir a Géminis, debemos estar a su altura y elaborar respuestas rápidas, utilizando incluso panegíricos o frases profundas, ya que su sentido intelectual es elevado.
Al mismo tiempo, deberemos mostrar cierta espontaneidad en nuestro comportamiento y sobre todo sorprenderle de continuo, con un cierto misterio, eso sí les puede hacer caer en nuestra red.
Recordemos que si lo que hace un Géminis le interesa de verdad, prescinde del sentido del ridículo, y utiliza esta virtud para seducirnos sin piedad.

Cáncer y la seducción

Las armas de los nativos o nativas de Cáncer son demoledoras y por su perseverancia notables en el arte de seducir, aunque a primera vista puedan parecer personas que difícilmente serán las que tomen la iniciativa.
Al ser capaces de una gran receptividad, buscarán crear el ambiente íntimo necesario apartándonos de todo lo demás para llevarnos rápidamente, con un terrible encanto, a su mundo de sueños y fantasías, que nos confesarán con gran entusiasmo y sin omitir el más mínimo detalle, eso sí, siempre y cuando hayamos demostrado ser personas de gran sensibilidad (ese puede ser un truco para cazarlos) y que demos una tremenda importancia a la opinión de los demás.
Los nativos de este signo saben que son fácilmente vulnerables por su inseguridad y mundo fantasioso, pero también son inteligentes y utilizan este talón de Aquiles a su favor.
De hecho, pueden llegar a provocar un pequeño drama en el que se nos otorgue el papel de salvadores, haciendo que nos sintamos así protectores suyos mientras nos confiesan cariñosamente sus fantasías.
Esta protección innata será hábilmente aprovechada por el Cáncer, para convertirse en la imagen de un ser angelical e inocente que hay que proteger para que sus sueños no sean destruidos, sin embargo, tras esta aparente debilidad, puede llegar el caso de existir un juego que puede ser peligroso -cuando no caprichoso-, con lo que conviene no ser demasiado condescendiente.

Leo y la seducción

En el arte de la conquista, los depositarios del signo Leo no se irán por las ramas, saben que su mejor arma de seducción son ellos mismos y todo lo que son capaces de demostrar.
Un Leo, independientemente del sexo, pondrá en marcha de inmediato su máquina de brillantez y optimismo para seducir, desbordará seguridad y mundología y, si ésta fallase por cualquier concepto, intentará desbordar belleza pero sin avasallar, buscando más la provocación que la confirmación.
Si utilizan la técnica de la oratoria, veremos que a través de una hábil y segura conversación expondrán sus inquebrantables valores de forma apasionada, tan apasionada, que en ocasiones pueden ser tomados como personas prepotentes. Una vez expuesta esta apisonadora tarjeta de presentación, lanzarán su dardo más envenenado de la fuente de Eros y dirán: soy de una fidelidad inquebrantable.
Nadie puede resistir este conjunto de cualidades tan bien presentadas; nos ofrece la seducción a través de la segundad y además el valor inquebrantable de la fidelidad.
Pero a los Leo también les gusta ser seducidos, claro que para ello no tienen que darse cuenta pues de lo contrario se pondrán a la defensiva, por eso la mejor manera de poderlos cazar será dándoles confianza, otorgando gran valor a todo aquello que nos cuentan y recordándoles de paso… lo elegantes que son.

Virgo y la seducción

Los depositarios de este signo muy raramente utilizan para la seducción un ataque frontal, puesto que ellos parten de la base que no tienen que demostrar nada a nadie, ya que se les quiere por lo que son y no por lo que hacen o dicen, por eso se mantienen en una segunda línea actuando de forma analítica y lanzando sus certeros y afilados dardos con su locuaz ironía, en la que dejarán ver que son seres incomprendidos y llenos de un gran pudor sexual, pudor que como veremos puede manifestarse de forma exagerada no sólo en conversaciones al uso, sino también cuando es necesario pasar a la acción.
De ahí que cuando se busca la conquista de la persona Virgo, se haga necesario omitir ciertos temas y plantear la seducción como una búsqueda de amistad.
En cualquier caso su habilidad de seducción es tal que jamás abordarán a sus presas, ya que conseguirán que sean éstas las que les aborden a ellos o a ellas, gracias a los rasgos que han dejado caer aquí y allí en sus escasas intervenciones en las que no han faltado muestras de su timidez sentimental.
Una vez la presa está en su órbita, le recordarán que no son ellos los que han intentado seducir, y con una gran capacidad de análisis harán creer a su oponente que es el otro u otra el seductor o seductora.
Esto puede ser un arma de doble filo pues da mucha facilidad a quien realmente quiere seducir a una persona Virgo, ya que si se produce la conexión inicial, se podrá «atacar» como quien se deja seducir.

Libra y la seducción

Si tenemos un encuentro meramente casual y aparentemente inocente, con alguien de sexo opuesto en un museo o en una tertulia artística, tenemos que poner en marcha todo nuestro sistema de alarma, pues es muy posible que vayamos a ser seducidos o cazados por el signo de la balanza.
Los Libra eligen estos lugares para desplegar sus armas de seducción, estrategias que combinarán con su elegancia y su buen gusto, mostrando además, sus enormes sentimientos artísticos.
A pesar de que en una reunión artística o cultural podamos apreciar a un Libra otorgando opiniones siempre interesantes y demostrando así su elevado nivel cultural, generalmente los nativos de este signo seducen en solitario, lo hacen con gran discreción aprovechando el ambiente y haciendo justicia a algo que les parece equivocado, combinando perfectamente su oratoria o actuación pública con un lanzamiento de redes a su alrededor.
En el arte de seducir desbordarán armonía y serenidad desde el primer momento, con el único fin de crear el ambiente romántico y necesario que ellos/ellas consideran vital.
Su arma de seducción es hacer que su víctima se encuentre, de pronto y sin apenas darse cuenta, en un ambiente agradable donde todo está a su gusto y de dónde es difícil escapar sin el sentimiento de estar perdiendo algo imprescindible.

Escorpio y la seducción

Con Escorpio nos encontrarnos ante un signo que va a emplear para la seducción todas las estrategias posibles, gran astucia, perspicacia e intuición, pero también su voz, su mirada y algo muy importante: sus manos.
Los nativos de este signo emplearán cualquier método, por tormentoso que sea, para iniciar un acercamiento; si es necesario defenderán una causa perdida con tal de ganarse la confianza de la persona deseada, y si no lo consiguen, utilizarán el arma del reproche.
Notaremos que un o una Escorpio nos está seduciendo cuando audazmente invada nuestro mundo. Lo harán con una inteligencia que nos sorprenderá y a veces se arriesgarán hasta un límite insospechado. Así pues no nos extrañe recibir una llamada telefónica de un o una Escorpio, sólo para decirnos que ha estado pensando, que no está de acuerdo con aquello que comentamos ocasionalmente en una reunión.
En ese momento están tendiendo su trampa seductora.
Es más fácil dejarse seducir por Escorpio que cazarlo a él o a ella, sin embargo, si nos rodeamos del conveniente misterio, las palabras en su justa medida y la provocación con cierto aire morboso, posiblemente caigan en nuestras redes.
Un gran error a la hora de intentar seducir a una persona Escorpio es comenzar por hablar de sexo o mencionar con demasiado interés la palabra cama. Si hacemos esto, al menos a priori, hemos perdido la partida, ya que verá un ataque directo y nos rechazará.

Sagitario y la seducción

Cuando en una reunión o bien en el trabajo encontramos a los nativos de Sagitario, los descubriremos de inmediato pues son los que con gran perfeccionismo están organizando cualquier cosa, lo malo es que este sentido de la organización acostumbra a estar muy claro para ellos pero no tanto para los demás.
Pero no nos dejemos engañar cuando se muestren hacendosos y ocupados y quieran seducirnos, ya que en estos momentos están interpretando un rol, un papel que les va a su medida, en el que intercalarán paternalismo, romanticismo, así como sus sentimientos más profundos para conquistar al oponente; ésta es una de las técnicas que habitualmente usan en otras facetas de su vida diaria y que les da excelentes resultados.
Los Sagitario son aquellos seductores o seductoras que se nos acercarán para colocar un mueble o una lámpara o cualquier otro objeto y nos dirán: Ponlo en esta esquina que es más romántico.
Esa es su hábil estrategia en algunas ocasiones; en otras nos mostrarán un niño o un animal casi recién nacido para tratar de conmovernos.
En general podríamos decir que si queremos seducir a un Sagitario deberemos dejar que utilice nuestro corazón y mostrarnos conmovidos ante lo que nos enseña u ofrece, ya que si observamos un poco, veremos que son capaces de desbordarnos con su gran romanticismo y sentimentalismo dentro de una organizada seducción.

Capricornio y la seducción

Capricornio es un tanto lento en la seducción, le gusta más ser conquistado, y la forma mejor de hacerlo es dándole conversación, haciéndole ver que el encuentro no es fruto de la casualidad y que él o ella estaban allí para ayudarnos. Si interpretamos bien el papel caerán en nuestras redes.
Ya hemos comentado que son lentos en la seducción, necesitan su tiempo, y también precisan acrecentar la confianza en sí mismos.
Puede ser que encuentren ante sí la persona de sus sueños, aunque jamás improvisarán para seducir. Observarán, marcarán unas posturas y fijarán la mirada de ternura en quien les interese mucho antes de hablar para declararse.
Así, nos encontramos con el signo del Zodíaco que menos utiliza sus artes de seducir por no tener el tiempo necesario para ello. Curioso, ¿no?
Sin embargo, sabremos que un o una Capricornio nos intenta seducir cuando -de forma diplomática, rasgo típico de este signo-, trate de indagar nuestra situación sentimental, es decir, si vivimos en matrimonio o en soltería. Y corno los Capricornio son desconfiados por excelencia, lo preguntará nuevamente de una forma distinta, fijándose muy bien en nuestra respuesta y reacción.
A partir del instante en que nos conozca un poco mejor y sin improvisar lo más mínimo, nos propondrá una cita en la que, ya tendrá elegido el lugar y quién sabe si reservada la mesa desde hace semanas.

Acuario y la seducción

Los nativos de Acuario utilizarán la originalidad para seducir, algo que sin duda estará presente en el resto de facetas de su vida, aunque la suya pueda ser una originalidad un tanto arriesgada.
Para ello no dudarán en acercarse a la persona que les interesa de forma poco convencional, innovadora, y a veces utilizando cualquier truco lleno de excentricidad.
Como hablamos de personas que son altruistas y generosas utilizarán el regalo como forma de aproximación, incluso cuando no conocen a la persona (lo más normal es que propongan pagar bastantes copas la primera vez).
Pero, por su carácter lleno de innovación, no pueden regalar cualquier cosa, y es así a través de su originalidad, cuando se les conoce mejor, en el momento en que descubren su objetivo de seducción.
Si se trata de una mujer, que no espere recibir un ramo de flores de un Acuario seductor, pues como mínimo le enviará aquel osito de peluche que le gustó al pasar por el escaparate de la tienda, pero, eso sí, de un tamaño diez veces mayor.
Si el seductor se trata de un hombre, está lejos de recibir de regalo la típica corbata, como mínimo le obsequiará con una máscara africana y siete lanzas de conjunto. Así seducen los Acuario y de hecho es así cómo les gusta ser seducidos, con regalos, pero recordemos que no se contentarán con el mero detalle, esperarán originalidad. Esto mismo ocurrirá con la conversación, que deberá ser siempre innovadora.

Piscis y la seducción

Piscis está lleno de «Tenorios» y «Vampiresas» en el mejor sentido de la palabra, y ya sabemos cómo seducen estos arquetipos clásicos. Pero también tienen una gran carga de misticismo, intuición y altruismo cuando van a cazar o seducir.
Si se nos acerca alguien en una velada tratando de desvelar nuestro signo del Zodíaco, con toda seguridad es un Piscis. Recordemos que este signo es el que tiene más gente propensa a interesarse o practicar los temas parapsicológicos y ocultos.
Así no nos debe extrañar que nos aborden diciendo: «He percibido que estabas pensando en mí» y si nosotros asentimos y preguntamos cómo lo ha notado, nos lanzará todos sus conocimientos y nos tratará de seducir con su potente intuición, utilizando, las armas de la vampiresa o los encantos del tenorio.
Otra de las técnicas de seducción que usan los Piscis y que es bueno utilizar con ellos, será la de abordar cualquier tipo de tema desde un punto de vista apasionado y utilizando frases conocidas o citas.
Si queremos impresionar a una persona de este signo, bastará con recordar el dicho o el título de un libro en el que se dice tal o cual cosa y, entonces veremos a un Piscis que se deja llevar por un conocimiento que no cree tener.
Si al mismo tiempo esta técnica la acompañamos de algún pequeño cotilleo o secreto, estaremos haciendo llegar la felicidad a esa persona.