Venus, el planeta del amor

En Astrología, Venus simboliza todo lo bello y deseable. Su posición en la carta astral nos revela algo sobre nuestra necesidad de armonía, nuestra vida amorosa y nuestra capacidad de devoción.
También las bellas artes y el canto, así como nuestro sentido de la estética, se relacionan con Venus, que representa el poder del hombre de dar, gracias a sus sentimientos, un valor y un sentido esencial a sus experiencias. Como estrella matinal pertenece al signo de Tauro, mientras que gobierna al signo Libra como la estrella del anochecer.

Venus en Aries

De los planetas llamados inferiores, que se encuentran entre el Sol y la Tierra, Venus es el más cercano a nuestro planeta.
Cuando su órbita lo acerca a la Tierra se puede apreciar a simple vista y deleitarse contemplándolo. Esto hace que desde hace siglos, su atracción se identifique con lo femenino, con la belleza y el mundo de los sentimientos. Además, Venus es el nombre de la diosa romana del amor, la erótica.
Bajo la influencia de Venus, los Aries desatan su pasión natural y su impulsividad amorosa y sexual y sus relaciones personales tendrán mucho que ver con un deseo de afecto y cariño, no exentos de cierta sensualidad. El aspecto externo del nativo de Aries en Venus será, sin lugar a dudas, saludable y atractivo; aunque deberá cuidar su ansia desenfrenada por poseer riquezas y lujo.

Venus en Tauro

A Venus se le considera como un planeta benéfico que hace más agradable la vida del signo por el que pasa. En este caso concreto, su incidencia resulta, sin embargo, muy variable. Los astrólogos afirman que en esta segunda Casa, Venus es una señal de advertencia sobre la salud.
Los nacidos bajo la influencia de Venus y dentro del período de Tauro gozarán de un encanto especial y un sentido creativo y estético muy desarrollado.
Serán fieles y constantes en el amor, y como todos los nativos del signo, algo posesivos con los suyos.

Venus en Géminis

Venus introduce un aspecto dual sobre el signo Géminis. Bajo su influencia se impone la llegada de lo estable, de lo armónico y lo racional decantará todo acto humano.
Los éxitos sociales harán de este período algo muy positivo y la fortuna en el amor será la nota dominante. Al tiempo que se impondrá lo femenino, lo estético y el sentido más agradable de la vida.
Destacará la espontaneidad en el afecto y el despego por lo material.

Venus en Cáncer

Venus forma dualidad con Marte y se encuentra, precisamente, en exaltación en Cáncer, dotando al nativo de este signo de cierto espíritu intimista y de una determinada timidez que difícilmente podrá superar. Es necesario, por tanto, la selección de personas y ambientes cuando se quiere ayudar a un Cáncer en esta situación.
Puesto que es un signo de agua y, además, está regido por la Luna, es seguro que los lugares bañados por el mar sean los más adecuados para que un cáncer prescinda de su excesiva, en ocasiones, timidez e introversión.

Venus en Leo

La gran preocupación del nativo de Leo con influencia del planeta Venus va a ser su afán de sobresalir y destacar sobre el resto.
Además, es posible que intenten, con relativa frecuencia, sacar ventaja de cualesquier situación, por adversa que pudieran parecer a simple vista. De todas formas, siempre se tomarán decisiones y determinaciones sin que les tiemble el pulso; incluso aunque lleven al nativo de Leo
En el aspecto amoroso, si se funden la seducción de Venus con la creatividad emanada del simbolismo de Leo, el resultado producirá cierta clase de relación afectiva cuyo componente más destacado sería la ternura.

Venus en Virgo

Se dice de Venus que su simbolismo desemboca en el arte y el amor, indefectiblemente. Que confiere sentido de la armonía y del esteticismo y es poseedor de los valores sentimentales.
Venus incide en Virgo para proporcionarle discreción; esto hará al nativo de Virgo un tanto reservado, y su imagen aparecerá cargada de timidez.
Aunque, en lo profundo de su ser, ello se deba al acusado sentido del ridículo de los nativos de este signo.
La objetivación y racionalización de Virgo se funden con el contenido de las características clave que definen a Venus (seducción y dulzura) para producir resultados cuyo significado se acercaría a lo connotativo del término adoración.

Venus en Libra

Precisamente el signo de Libra es el domicilio del planeta Venus.
Esta situación hace al nativo de Libra reflexivo y juicioso, pues es muy propio de Venus comunicar cierta estabilidad, aunque también puede ser portador de influencias contrarias.
Por una parte, el nativo de Libra en esta situación necesitará la relación con otras personas; no podrá vivir sin afecto.

Venus en Escorpio

El planeta Venus está considerado como uno de los más atractivos, pero su incidencia en los nativos del signo Escorpio suele dar como resultado una personalidad conflictiva.
Por una parte, intentarán un acercamiento hacia otras personas afines a sus propios gustos, que suelen ser artísticos y referidos siempre a la estética; por otro lado, también se sienten tentados a emprender en solitario empresas harto difíciles de llevar a cabo.
Algunas corrientes astrológicas critican lo que denominan ceguera del nativo del signo Escorpio cuando éste, bajo la influencia del planeta Venus, no es capaz de ser previsor y consume todas sus energías.

Venus en Sagitario

La incidencia de Venus en un signo de día, tal cual está conceptuado Sagitario, suele ser benéfica, pues se trata de una influencia familiar.
A los nativos de Sagitario, este planeta les confiere ciertas dotes para lo artístico y les hace salir de su ostracismo, a menudo estéril, para desembocar en ciertas actitudes expansivas, merced a las cuales sus maneras impulsivas se trastocan en modos más apacibles y serenos.
Cuando se funden la seducción de Venus con la afición y sistematización del signo Sagitario, los resultados producidos nos remiten a conceptos como utopía y nobleza.

Venus en Capricornio

De entre todas las características clave con que se ha definido la cualidad más destacada del planeta Venus, cuando se trata de condensar en un único significado sus efectos e incidencia, hay una que todas las corrientes astrológicas acentúan y aceptan con relativo convencimiento: el concepto de seducción.
Por eso, al interpretar la incidencia de Venus en los nativos de Sagitario, suele tenerse muy en cuenta esa definición de Venus y se llega a concluir que las personas nacidas bajo el signo de Capricornio, cuando se hallan directamente influidas por sus efectos, sostienen consigo mismas una especie de conflicto íntimo: por una parte desearían vivir la soledad y resolver sin ayuda ninguna sus propios asuntos y, por otra, anhelan la compañía de los seres queridos y a menudo buscan apoyo en los demás.
Esta contradicción provoca en ellos una desarmonía que puede interpretarse como un signo de inmadurez y de infantilismo; en realidad es un dato más de su afán creativo y de su búsqueda del equilibrio interno a través de la belleza y de la estética.

Venus en Acuario

Es comúnmente aceptado por todas las escuelas astrológicas, que el planeta Venus produce en las personas nativas del signo Acuario efectos relativos a la atracción física; todos afirman que sus amistades terminarán en situaciones más comprometidas, amorosas y románticas.
De aquí que estos sean muy queridos por todos. Un Acuario directamente influido por el planeta Venus no tendrá, casi nunca, problemas de aislamiento o de soledad, por lo cual buscará más el lado pragmático y útil de la vida, y de las relaciones humanas, que el lado, si es que se puede decir así, metafísico.
Esto no significa que sean personas interesadas y que únicamente inicien determinadas relaciones para sacar de éstas algún provecho.
En el fondo, puede decirse que lo que buscan las personas pertenecientes al signo de Acuario es una seguridad para el tiempo futuro. Cuando se funden la seducción, característica clave que define a Venus, con la singularidad propia del signo que nos ocupa, el resultado se acerca a significados que hacen referencia a sinceridad y lealtad.

Venus en Piscis

Puesto que el planeta Venus se halla en exaltación en Piscis, su influencia será sensiblemente sentida por los nativos de este signo.
De esta forma, lo más destacado de la presente situación podría ser la capacidad de sufrimiento que poseen las personas nacidas Piscis y su afán por olvidarse de sí mismas y ayudar a sus semejantes; sus principios humanitarios están firmemente arraigados y ello supone cierta seguridad y determinación que no se encuentran en otros signos.
Todo lo que tenga relación con la belleza, con el arte y con la perfección, sin que por ello se les pueda acusar de esteticismo, constituirá un buen atractivo para ellos.
Además, habría que añadir, siempre siguiendo la interpretación acuñada por la Astrología contemporánea, que los nativos del signo Piscis, aunque se muestren reservados en presencia de desconocidos, no son tímidos, puesto que entre sus allegados, íntimos y amigos suelen comportarse sin inhibiciones ni represiones de ningún tipo, por lo que se dice de ellos que son buenos y afables conversadores.
Cuando se funden la seducción que emana de Venus con la reflexión propia del signo Piscis, el resultado tendrá mucho que ver con significados relativos a conceptos tales como sensibilidad, romanticismo y sentimiento.