Planeta Júpiter
En Astrología, Júpiter es uno de los dos llamados planetas sociales, ya que simboliza nuestra expansión en el entorno exterior y también nuestra asimilación. Júpiter representa el crecimiento en todos los sentidos: conocer más, aprender más, llegar a ser más, tener más.

Los astrólogos consideran a Júpiter como un planeta de beneficios y alegría.

La palabra «más» es una clave de Júpiter, pero se la puede entender en dos sentidos paradójicos, uno optimista: progresar, desarrollarse, cultivarse, expandir los propios horizontes y los de los demás, disponerse para el futuro, abrirse para las oportunidades que brinda el mundo. La sabiduría y la felicidad verdadera.

El otro sentido es el pesimista: crecer más allá de los propios límites, querer constantemente más sin apreciar lo conseguido; procurar ser mejor que los de más, sin poseer conocimientos serios; engrandecimientos de todo tipo.

Júpiter en los Signos

Júpiter en Aries

De esta manera, encontramos en los nativos de Aries una generosidad y una honestidad a toda prueba.
La protección moderada de Júpiter consigue, además, que el nativo de Aries medite y madure cada uno de sus proyectos, a la vez que impregna de cierto espiritualismo determinadas acciones de Aries.
Así, más que en la acción, se esforzará Aries en la reflexión. Este aspecto filosófico puede hacer que aquél se vuelva
vanidoso en grado sumo; sobre todo en sus relaciones con los demás, lo que puede conducirle a pensar que es un incomprendido en algunas ocasiones.
Aunque, al fin, resurgirá su humanitarismo sobre cualquier otro aspecto negativo que pueda presentársele.

Júpiter en Tauro

Por eso su influencia en el nativo de Tauro es muy positiva. Cualquier acción que emprenda un Tauro bajo la influencia de Júpiter le reportará siempre beneficios a medio y largo plazo.
Cuando se funden la grandeza, la alegría y la expansión de Júpiter con lo intrínseco y calculador de Tauro, el resultado es negociación y gestión.

Júpiter en Géminis

Júpiter comunica a las personas nativas de Géminis cierto gusto por la literatura. Si el planeta se encuentra en la Casa I, se desarrollará la curiosidad por el medio y los grupos sociales que les rodean.
También es necesario resaltar el carácter afable que confiere Júpiter a los Géminis, que se traduce en el tacto y la discreción empleados en el trato con sus semejantes.

Júpiter en Cáncer

Se supone que siempre la influencia de Júpiter es beneficiosa para los nativos de Cáncer, haciéndoles felices, satisfechos, afortunados y agraciados.
Cuando se funden los significados que contienen las características clave referidas al planeta Júpiter con el simbolismo de los contenidos del signo Cáncer, el resultado será de superioridad, personaje notable y gobierno.

Júpiter en Leo

Se tiene a Júpiter por un planeta benefactor, cuya influencia en un determinado signo es altamente positiva en cualquier caso. Parabienes y éxitos presidirán las relaciones sociales del nativo de Leo en estas circunstancias, sobre todo si Júpiter está en buenos aspectos con Marte, Saturno y Venus. Además, la presencia de este planeta hará que cualquier actividad que emprenda el nativo de Leo en el campo del arte, resulte altamente fructífera.

Júpiter en Virgo

Júpiter invierte doce años en recorrer el Zodíaco y permanece una año en cada signo. A este planeta se le atribuye la característica de impregnar todo de orden y concierto, de ley y norma.
El planeta Júpiter se halla en exilio en Virgo y, portante, a disgusto.
Sin embargo, su influencia no es del todo negativa y cuando las características clave referidas a este planeta, tales como grandeza, adaptación y expansión, entran en simbiosis con la racionalización de Virgo, éste se verá impregnado en sus acciones y proyectos de cierta capacidad para el discernimiento.

Júpiter en Libra

Los nativos del signo Libra son influenciados favorablemente por el planeta Júpiter, sobre todo si pertenecen al segundo decanato del signo que nos ocupa. Tradicionalmente se acepta que Júpiter es portador de alegría y optimismo, excepto cuando se halla en cuadratura con Urano, donde parece que la influencia es adversa.
Sin embargo, los nativos de Libra reciben la acción adecuada y positiva de Júpiter, siempre que éste se encuentre en conjunción con el Sol, con Neptuno o con Mercurio. En semejante situación, el nativo de Libra llevará sus proyectos a la más plena consecución.
Se sentirá, además, realizado profesionalmente.

Júpiter en Escorpio

El nativo del signo Escorpio sentirá muchos beneficios cuando sobre él late la presencia de un astro que, como Júpiter, lleva en su seno estados de optimismo y exaltación. Cualquier acción que emprenda el nativo de Escorpio en este período resultará positiva y producirá efectos favorables y útiles.

Júpiter en Sagitario

Parece que la generosidad emana de las personas nacidas bajo el signo de Sagitario cuando Júpiter rige sus acciones.
Su actitud altruista, será difícil de contrarrestar, y los beneficios y la alegría entre los nativos del signo de Sagitario, estarán presentes durante esta etapa.
Sin embargo, existen opiniones por parte de la Astrología moderna que asocian a Júpiter con los aspectos relativos a la conciencia y a lo conceptual y abstracto; todo esto contribuye, según afirman los astrólogos contemporáneos, a que las acciones y decisiones emanadas de un Sagitario en tal situación estén siempre perfectamente premeditadas y programadas; el tacto y la reflexión sobresalen por encima de cualesquiera otras variables o aspectos.
Es precisamente Sagitario el domicilio de Júpiter; lo que significa, entre otras cosas, que su incidencia en los nativos de Sagitario produce en estos cierta calma y serenidad.

Júpiter en Capricornio

Cuando Júpiter incide en el signo de Capricornio, no produce en los nativos de éste los resultados favorables supuestos; al contrario, pueden llegar a resultar desagradables y dañinos.
Parece ser que la utilidad o el fruto, de los actos realizados por los nativos de Capricornio, cuando se encuentran bajo la influencia de Júpiter redunda más en provecho de los demás que de sí mismo.

Júpiter en Acuario

El nativo del signo Acuario, cuando se halla bajo la influencia de este planeta, actúa siempre teniendo presentes los deseos ajenos más que los suyos propios.
El carácter altruista no es extraño en ellos ya que, en general, suelen ser desprendidos y generosos en exceso, si es que puede decirse que la generosidad es un exceso.
Todo esto hace que, en ocasiones, se abuse de su disposición benévola, especialmente por ciertas personas que se caracterizan por la ausencia de escrúpulos al utilizar a los demás para sus intereses personales para conseguir satisfacer su ánimo de lucro y su afán de notoriedad muy especialmente.
Cuando se fusiona la grandeza de Júpiter con la singularidad emanada de Acuario, el resultado puede derivar en conceptos tales como humanismo, ayuda, favor y filantropía.

Júpiter en Piscis

A Júpiter se le supone poseedor de grandiosidad y poder y desde el punto de vista astrológico es el planeta más fuerte en magnetismo.
Los nativos del signo Piscis, cuando sienten el influjo directo de Júpiter, son capaces de realizar actos que redundan en su propio bien y en el ajeno, dejando a menudo a un lado consideraciones de tipo económico.
Esto no significa que únicamente pretendan con su actitud la consecución de una labor testimonial, sino que persiguen fines útiles y prácticos, aunque pueda pensarse que estos son muy globales, generales o abstractos.
Sin embargo, no puede negarse que los nativos del signo Piscis están perfectamente dotados para dilucidar y discernir, en cada momento, cuál será la elección más correcta, el camino más idóneo.
Su aptitud para captar el error o el acierto, los hace hábiles para profesiones relacionadas con la judicatura, por ejemplo.
Además, están dotados de tal comprensión y respeto hacia sus semejantes que nunca juzgan a los otros sin antes haber hallado pruebas fehacientes para avalar sus asertos.