En Astrología el emplazamiento del Sol revela la cualidad básica de nuestra conciencia. Es el factor central de nuestra personalidad, del mismo modo como el Sol es el centro de nuestra galaxia.

No cabe duda que el Sol es esencial para el estudio astrológico, aunque es necesario recordar que es solo otra condición entre muchas. El Sol simboliza la verdad y la integridad. Otorga al nativo alegría, confianza y buena salud.Tiene una afinidad natural con el signo Leo, el cual comparte muchas particularidades con el Sol.

El Sol en los Signos del Zodiaco
El Sol ocupa el centro de nuestro sistema planetario y tiene, en general, una influencia favorable sobre todo.

El Sol en Aries

El Sol rey, entra en Aries el 21 de marzo y sale el 20 de abril.
Durante este período, un elemento que es el símbolo de la fuerza de la vida y del tiene, en principio, influencia favorable sobre todo lo creado, ya que ocupa el centro planetario; es el símbolo de la fuerza que da vida.
Cuando la posición de Marte y la posición del Sol están cercanas, hasta juntarse, el buen estado de salud y las ganas de vivir de Aries están aseguradas; su apasionamiento obtendrá el fruto deseado.

El Sol en Tauro

Habitualmente al Sol se le considera como símbolo de lo masculino.
Su incidencia en Tauro, signo femenino, producirá efectos saludables en los nacidos entre el 21 de abril y el 21 de mayo.
En ese momento, el astro rey ayudará cuando las dificultades resulten excesivas.
A su ya de por sí fuerza benéfica hay que añadir la fusión de la generosidad del Sol con la atracción y ponderación de Tauro, el resultado será de persistencia y tenacidad.

El Sol en Géminis

Puesto que al Sol se le atribuyen todas las facultades llamadas activas, es claro que su incidencia nunca puede permanecer, ni resultar indiferente al nativo de Géminis.
Aunque para algunas culturas y pueblos antiguos el Sol estaba cargado de dualismo y su influencia portaba signos de contradicción, el Sol suele ser símbolo de lo intrépido.
Es la fuente donde se asienta el valor, el arrojo y el atrevimiento.
Cuando se funden las características del Sol con las capacidades de Géminis, el resultado será el de una etapa llena de oportunidades que los nativos de este signo deben aprovechar.

El Sol en Cáncer

El Sol, cuya cualidad de activo es de todos conocida, incide en el nativo de Cáncer positivamente.
Le obliga a buscar, dentro de esa oscuridad en la que a menudo se ven inmersas las personas que pertenecen a este signo.
Durante este período, los Cáncer dejan atrás esa angustia vital que tan a menudo les atormenta y sacan a la luz su lado más emotivo y tierno.
La característica clave con que se alude al Sol es generosidad y esto, aquí, significa que este astro lleva al nativo de Cáncer a la ausencia de sufrimiento.
Si el criterio utilizado para hallar la influencia de la luminaria Sol en el nativo de Cáncer fuera sociológico, se obtendrían resultados como ponderación, ecuanimidad y prudencia.

El Sol en Leo

Todos los astrólogos, tanto clásicos como modernos, explican la incidencia del Sol en Leo en términos de grandeza y suntuosidad.
Por otra parte, el Sol tiene su domicilio en Leo y, de esta manera, inculcará y producirá una influencia cargada de movilidad y actividad en los terrenos en los que se muevan.
Cuando se funden la generosidad del Sol con la altivez y creatividad de Leo el resultado será: celebridad, fama, renombre…
Este hecho queda reforzado por la presencia del Sol en dignidad que está en relación con cierto brillo social.
Los nativos de Leo en esta situación destacarán por su porte e imagen, por su elegancia.

El Sol en Virgo

El Sol está considerado por los astrólogos como el principio vital: todas las cosas físicas dependen de su fuego y de su luz. En general, es un principio masculino que produce vitalidad y sentido de la autoridad.
Esto hace que cuando incide sobre la pasividad que a veces aqueja al nativo de Virgo, las consecuencias sean controvertidas.
Por una parte, resurgirá lo cerebral y racional de Virgo y por otra, primará el exceso de crítica que siempre se atribuye al nativo de este signo.
De la simbiosis entre la generosidad del Sol, característica clave con la que aluden a esta luminaria los modernos astrólogos, y la capacidad de análisis que caracteriza al nativo de Virgo, el resultado nos remitirá a cierta actitud cortés y complaciente.

El Sol en Libra

Siempre se ha aceptado que el Sol es un astro activo, es decir, que su influencia no puede ser neutralizada sin correr el riesgo de un excesivo debilitamiento anímico y fisiológico. Estas características hacen al nativo de Libra menos sociable por naturaleza.
Además, el Sol también es portador de efectos relativos a la atracción que por el arte, la música, lo estético… siente el nativo del signo Libra.
Por otra parte, las personas que pertenecen al mencionado signo, y siempre que reciba éste la acción directa del Sol, abundarán, a la hora de tomar determinaciones, en actuaciones cargadas de imaginación y alejadas de lo convencional.

El Sol en Escorpio

La incidencia del Sol sobre un signo, suele interpretarse como elemento de vitalidad, audacia e intrepidez.
Esto hace que los nativos de Escorpio no siempre se manifiesten con la «corrección» que les es propia y, de esta manera, sus conocidos y colaboradores más cercanos lleguen a sorprenderse con sus reacciones imprevisibles.
En líneas generales, si se funden la generosidad del Sol con ciertos significados elegidos por la Astrología moderna para el signo de Escorpio como la emotividad y el comedimiento, el resultado tendrá mucho que ver con el fanatismo y la intransigencia.

El Sol en Sagitario

La actividad y dinamismo del Sol inciden en Sagitario de manera positiva.
Y, puesto que se le tiene por un principio masculino, confiere un temperamento juvenil y abierto a toda innovación.
Se dice que los nativos de Sagitario, cuando el Sol influye directamente en ellos, son muy dados a viajar a lugares apartados y lejanos.
También, en el aspecto laboral, practicarán diversidad de empleos y serán polifacéticos y, a menudo, su generosidad y honradez quedará demostrada por encima de cualquier evento.

El Sol en Capricornio

La característica que más se atribuye al astro rey es la actividad y el dinamismo.
La presencia del Sol, en los nativos del signo Capricornio al menos, produce un gran amor por la acción, la diligencia y la presteza.
Todo ello hace pensar que los nativos de Capricornio, siempre y cuando se encuentren en la situación que nos ocupa, poseen un temperamento proclive a seleccionar los aspectos más dinámicos de cualquier situación que la vida les presente.
En esta etapa, la convivencia junto a ellos no se puede decir que sea aburrida.

El Sol en Acuario

Parece ser que Acuario es un signo al que pertenecen las personas tranquilas y de naturaleza apacible. Según determinadas corrientes astrológicas, el Sol produce en los nativos del signo Acuario efectos benéficos; por ejemplo, las personas nacidas en Acuario, bajo la influencia del Sol, suelen tener una mente abierta a lo nuevo y a lo inédito.
Por todo esto, suelen ser bien recibidos allí donde vayan, porque les gusta mucho viajar.
Otra característica a reseñar sería su acusada actitud de prudencia y discreción, que les lleva a ser receptivos en grado sumo y atrae hacia su persona numerosas simpatías.
Cuando se funden la generosidad con que se alude al Sol como característica clave, con el ingenio, la singularidad y las ocurrencias de Acuario, el resultado tendrá mucho que ver con acompañamiento, concurrencia y afluencia.

El Sol en Piscis

Se dice que el Sol, a su paso por el Zodíaco produce los mismos efectos desde una perspectiva de naturaleza, es decir, generar y crecer, fructificar y madurar.
En las personas nativas de Piscis sucede algo similar cuando se hallan bajo la influencia del Sol, es decir, planifica y proyecta una acción con el fin inmediato de concluirla.
Mientras tanto, del proceso lógico que toman los acontecimientos, el Piscis sabe sacar partido enriqueciendo su mundo a medida que se incrementa la acción.
Esta capacidad de aprendizaje es especialmente valiosa cuando se traslada al ámbito de la realidad social, ya que son innumerables las ofertas que se le ofrecen al nativo del signo Piscis, sobre todo en el amplio campo de la opinión; por todas partes se le solicita ayuda y consejo sobre cómo resolver ciertos asuntos dificultosos y, casi siempre, delicados.